Tema 36: Entrad por la puerta angosta.

Aunque el Padre amó al mundo y envió a su Hijo unigénito para que todo aquel que en Él cree no se pierda más tenga vida eterna (Juan 3:16), no todos van a ser salvos, porque no todos obedecen al evangelio (Romanos 10:15-16). Dios ha dado el libre albedrío al hombre y ha puesto delante de él, el camino de la bendición y la maldición, la vida o la muerte (Deuteronomio 30:19) pero es el hombre quien debe elegir cual tomar.

Dios quiere que todos los hombres sean salvos

Dios quiere que todos los hombres sean salvos (1ª Timoteo 2:4) y manda a todos que se arrepientan (Hechos 17:30-31), pero la decisión de seguir a Cristo es voluntaria. Dios no va a obligar a nadie a negarse a sí mismo y a tomar Su cruz cada día para seguirle, es personal y voluntario (Marcos 8:34). Aunque el sacrificio de Cristo fue la muestra de amor de Dios por los pecadores (Romanos 5:8), muchos van a rechazar a Cristo porque aman las obras de las tinieblas y aborrecen la luz, y no llegan a la luz porque no desean que sus obras sea reprendidas (Juan 3:19-20).

Dios no determina quien se salva y quien se condena

Dios no ha determinado quien se salva y quien se condena. Dios por su presciencia sabe de antemano quién creerá en Él y le seguirá (Juan 2:24-25) o quien será condenado. Cuando alguien cree en Jesucristo y le recibe como Su Señor y Salvador, su nombre es escrito en el libro de la vida (Lucas 10:20), pero cuando alguien habiendo creído en el Señor, se aparta del camino de justicia y santidad y se entrega al pecado, entonces corre el peligro de que su nombre sea borrado del libro de la vida (Éxodo 32:33).

Para ser salvos hay que creer y perseverar

Para ser salvos no solo es necesario creer en Jesucristo, porque aún los demonios creen y tiemblan (Santiago 2:19). Para ser salvos es necesario perseverar hasta el fin (Marcos 13:13), es necesario seguir la paz con todos y la santidad sin la cual nadie verá al Señor (Hebreos 12:14). Aquellos cristianos que habiendo nacido de nuevo retroceden del camino del evangelio y se apartan de Cristo irán a perdición (Hebreos 10:39).

Para no ser borrado del libro de la vida es necesario vencer (Apocalipsis 3:5). Aquellos que habiendo creído en Cristo no produzcan el fruto del Espíritu serán cortados y echados al fuego (Juan 15:1-5). Es la voluntad de Dios que venzamos y guardemos sus obras hasta el fin (Apocalipsis 2:26). Es la voluntad de Dios que después de recibir el perdón de pecados ya no pequemos más. (Juan 8:11).

La salvación es por la gracia de Dios por medio de la fe, no es por obras para que nadie se gloríe (Efesios 2:8-9). Sin embargo, es importante comprender que el hombre debe, por la gracia de Dios arrepentirse y convertirse para que sean borrados sus pecados y vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio (Hechos 3:19).

El Espectáculo de Dios

La tierra fue creada por Dios para ser un espectáculo (1ª Corintios 4:9), y en este espectáculo Dios revela su carácter y sus maravillosas obras (Salmo 19:1), pero también Dios mostrará al diablo y sus obras de maldad e iniquidad. Dios mostrará que sucede con aquellos que aman la justicia y aborrecen la maldad (Salmo 73:12-19), qué bendiciones obtienen aquellos que le temen y guardan sus mandamientos (Salmo 22:4), y que sucede con aquellos que se entregan al pecado y a la iniquidad (Romanos 2:5-9).

Hay un tiempo para lanzar al diablo al lago de fuego

Dios no quiso destruir al diablo y a los ángeles que le siguieron en el momento en que se rebeló en el cielo. Dios determinó primero mostrar la evidencia de su maldad e iniquidad antes de lanzarlo al lago de fuego (Mateo 25:41). En este espectáculo en el planeta tierra Dios mostrará su amor, bondad, justicia benignidad, su rica misericordia, y también permitirá que la maldad crezca y se desarrolle para que cuando llegue el momento de juzgar al diablo y a todos los que hacen iniquidad, todos los ángeles del cielo puedan reconocer que Dios es justo, y que todos sus juicios son justos (Apocalipsis 16:1-7)

Es por causa del espectáculo de Dios, que el evangelio será predicado a toda criatura, para testimonio (Mateo 24:14). Aunque no todos creerán en Jesucristo, por cuando aman al pecado y las obras de las tinieblas (Romanos 10:13-16). Dios está mostrando a los ángeles en el cielo, como en su bondad y misericordia se le da la oportunidad al hombre de escuchar el evangelio, los ángeles verán como algunos hombres rechazan la gracia y amor de Dios para salvarlos, prefiriendo seguir sus propios camino sin tener en cuenta a Dios.

Ángeles y Hombres tienen el libre albedrío

La palabra de Dios nos muestra que tanto los hombres como los ángeles de Dios tienen libre albedrio. Dios no obliga a los ángeles a adorarle, tan es así, que permitió un tercio de ángeles siguieran a Satanás y se rebelaran contra Dios. Dios no fabrica adoradores sin voluntad propia. Él está buscando adoradores en espíritu y en verdad (Juan 4:23-24), hombres y mujeres que decidan por Cristo, que decidan ser conformados a Su imagen y semejanza y rechacen la naturaleza de la serpiente antigua que se convirtió en dragón de 7 cabezas (Apocalipsis 12:9; 20:2).

Dios desea un culto santo pero racional

Dios desea un culto santo pero racional (Romanos 12:1) en donde seguirle, amarle, adorarle y servirle, sea por convicción personal y no por imposición de Dios. Es por ello que Dios desea ser conocido y entendido (Jeremías 9:23-24), porque Dios desea que le amemos con todo el corazón, con todas nuestras fuerzas y con toda nuestra alma (Mateo 22:37-38).

El joven rico prefirió mantener sus posesiones que seguir a Cristo

El joven rico manifestó guardar los mandamientos de Dios (Mateo 18:21-22), sin embargo eligió no vender sus posesiones y entregarlos a los pobres para seguir a Cristo. Aunque este joven rico aparentemente guardaba los 10 mandamientos de Dios, lo cierto es que su corazón amaba las riquezas y prefirió quedarse con sus posesiones que seguir a Cristo. Cristo Jesús no obligó al joven rico a dejarlo todo para seguirle, esta debe ser una decisión personal, no una imposición. Los apóstoles dejaron todo por seguir a Cristo (Marcos 10:28), pero hay otros que no lo hacen, de hecho muchos que creyeron en Cristo no lo confesaban porque amaban más la gloria de los hombres que la gloria de Dios (Juan 12:42-43).

Dios permite qué crean en Él y después se alejen

Después de la rebelión en el cielo, en la soberanía y presciencia de Dios, la tierra fue creada como un espectáculo para los ángeles en el cielo para que ellos pudieran conocer si Dios era amor o no, si era justo o no, si era misericordioso o no. También se revelará el carácter y naturaleza del diablo, de los ángeles caídos y también de los hombres que eligieron el camino de la maldad e iniquidad.

El diablo fue creado perfecto y se enalteció por causa de su hermosura (Ezequiel 28:14-17). Dios permitió que se rebelara porque Dios no obliga a nadie a adorarle. De igual manera así como el diablo al principio caminó con Dios, pero después se apartó, hay muchos que creerán en Jesucristo y por la gracia de Dios se apartarán de las contaminaciones del mundo, gracias al conocimiento de nuestro Señor y Salvador (2 Pedro 2:20-22). Sin embargo después volverán a enredarse en el pecado y se apartarán del camino de justicia y santidad, y abandonarán a Jesucristo, y dice la Palabra hubiera sido mejor que no lo conocieran, que conocerle y apartarse del santo mandamiento que les fue dado.

La predestinación de Dios se basa en Su presciencia

La predestinación de Dios está basada en su presciencia (1ª Pedro 1:2), y no tiene que ver con determinar la salvación o condenación de las personas. La salvación o condenación es una elección personal. Por medio del sacrificio de Cristo Jesús la provisión de Dios para entrar al reino de Dios está disponible, pero el pecador debe decidir creer en Cristo y seguir el camino del evangelio (Juan 1:12).

La predestinación de Dios tiene que ver con el plan de Dios para cada uno de nosotros. Dios tiene un plan predeterminado según nuestras propias elecciones (Efesios 2:10). Dios predetermina un plan para ser utilizados como vasos de honra o de deshonra, para usos viles u honrosos. Aquellos que se aparten de la iniquidad e invoquen el nombre de Cristo, serán utilizados como vasos de honra (2ª Timoteo 2:19-21). Aquel que se limpie de todo pecado, será utilizado por Dios como un vaso santificado y útil para el Señor para toda buena obra.

Depende de nuestras elecciones así es el plan que Dios predestinó para nosotros

Si decidimos obedecer a Cristo y Su Palabra, nuestro Dios Todopoderoso, por su presciencia nos hizo un plan para guiarnos a la salvación que hemos elegido, por medio de la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad (2ª Tesalonicenses 2:12-14). Pero si la persona decide seguir el camino de injusticia y maldad, también la persona por la presciencia de Dios, tiene un plan de Dios para ser utilizado en el camino que él escogió y guiarlo hacia el infierno. De manera que aquellos que han de seguir la justicia y la verdad, Dios le hizo un plan para caminar hacia la salvación, y aquellos que siguen la maldad e iniquidad les hizo un plan para guiarlos a la condenación.

¿Cómo trabaja la predestinación?

Dios desde el principio conoce todas las cosas antes que estas sucedan. Por su presciencia Él sabe quién le va a seguir y quien no, y de acuerdo a nuestras decisiones y elecciones, que Él sabe de antemano, nos hace un plan para ser utilizados en el camino que hemos decidido escoger. Aquellos que Él sabía que habrían de obedecer, les hizo un plan para el camino de la obediencia, y es así como muchos han sido predestinados para que Cristo Jesús se formado en ellos (Romanos 8:29).

El plan predestinado para José

Dios conocía que José le iba a servir y le hizo un plan, en ese plan estaba la traición de sus hermanos, ser vendido a los ismaelitas, ser comprado para la casa de Potifar, que la esposa de Potifar mintiera y lo enviarán a la cárcel. Todo era la predestinación de Dios para un justo como José. Dios sabía qué José sería fiel y huiría de la tentación, y le hizo un plan para llevarlo al trono y ser de bendición a Egipto, Israel y las naciones.

José fue predestinado para el trono en Egipto, porque Él eligió seguir a Dios y obedecerle, entonces Dios lo estableció en ese camino, en el camino que José eligió. Esto es lo que sucede con la predestinación, Dios nos establece en el camino que nosotros hemos elegido. Dios al justo lo establece en el camino de justicia, pero a los malos los establece en el camino de maldad. Dios no determina quien será bueno o quien será malo. El conoce el futuro y de acuerdo a sus decisiones les hace un plan, según el camino de su propia elección.

Los seguidores del Anticristo

Cuando se levante el anticristo en los últimos tiempos, le seguirán todos aquellos que decidieron no amar la verdad, que es Cristo, y por complacerse en la injusticia y por haber rechazado la verdad, Dios los establecerá en el camino que ellos eligieron y les enviará un espíritu de engaño para que crean a la mentira y sean condenados (2ª Tesalonicenses 2:9-12). Dios ayudara al justo a que sea más justo, al que es santo, a que sea más santo, pero también ayudará al injusto a que sea más injusto (Apocalipsis 22:11).

¿Qué camino elegiremos?

Hay dos caminos: la vida y la muerte, Cristo y el diablo, la puerta estrecha, y el camino espacioso. Y es el hombre quien elegirá por donde entrar y qué camino seguir.

Mateo 7:13-14
13 Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella;
14 porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.

¿Por qué la puerta es angosta y el camino estrecho?

La puerta es estrecha y es angosto el camino que lleva a la vida, porque solo es para aquellos que abrazan la gracia de Dios que perdona pecados por medio del sacrificio de Cristo Jesús y reciben la gracia de Dios que transforma y nos da el poder para obedecer los mandamientos de Dios y alejarnos de todo lo que ofende a Dios.

Es un camino angosto porque hay que negarnos a nosotros mismos, tomar la cruz cada día y seguir a Cristo. Es angosto porque sin santidad nadie verá al Señor. Es angosto porque aunque las personas hagan milagros, echen fuera demonios, y profeticen en el nombre de Jesús, sino se apartan de la iniquidad, el Señor les va a decir apartaos de mi hacedores de maldad (Mateo 7:20-24).

El camino espacioso que lleva a la perdición

El camino que lleva a la perdición es espacioso por cuanto la persona da rienda suelta a sus pasiones y vive para complacerse a sí mismo en lugar de complacer al Señor. Viven para el placer y aman más los deleites que a Dios mismo (2ª Timoteo 2:4). Se entregan al pecado, a la iniquidad, a la maldad e inmoralidad, aun cuando la biblia habla que son dignos de muerte, no se apartan de hacer lo malo y no se arrepienten de sus maldades e injusticias (Romanos 1:21-32), no viven para Dios, no toman en cuenta a Dios, viven de acuerdo a sus propios pensamientos, sin rendirse al Señorío de Cristo ni a la Palabra de Dios.

¿Para que murió Cristo Jesús?

Cristo Jesús murió para salvarnos y librarnos de este presente siglo malo (Gálatas 1:4), el murió para que vivamos para Él (2ª Corintios 5:15). El vino a esta tierra para ser ejemplo para que siguiéramos sus pisadas (1ª Pedro 2:21-22). El vino para deshacer toda obra de diablo, para que le conociéramos y aprendiéramos a vencer el pecado y a vivir como Él vivió (1 Juan 3:5-9).

El evangelio de nuestro Señor Jesucristo incluye el perdón de nuestros pecados por medio de la fe en Cristo Jesús, pero también incluye que sean abiertos nuestros ojos, que nos convirtamos de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; y que podamos también recibir la herencia de Dios entre los santificados. (Hechos 26:18).

Entremos por la puerta angosta y sigamos el camino estrecho que es Jesucristo y prosigamos para obtener todo lo que Dios tiene para nosotros en Cristo Jesús (Filipenses 3:7-14).

¡Bendito sea el nombre del Señor!

 Para mayor información:

Rev. Raúl Aguilar:
reafdejesus@gmail.com WhatsApp + 503 7649-2352

Enlaces:

https://www.facebook.com/PalabraVivaALasNaciones/
https://www.facebook.com/sionib/
http://pvan.org/
http://sionib.org/
http://sionib.org/blog/

 

Comparte este postTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+Pin on PinterestShare on Facebook
This entry was posted in Rudimentos. Bookmark the permalink.