Autor:

Dr. Brian J. Bailey

Introducción

El Evangelio de Juan fue escrito por Juan el amado, el hijo de Zebedeo y hermano de Santiago. Él fue el discípulo más cercano a Jesús durante Su ministerio terrenal y el que se recostó en Su regazo durante la Última Cena (Jn.13:23). En varias ocasiones Juan es mencionado como el discípulo a quien Jesús amaba (Jn.13:23; 19:26; 20:2; 21:7, 20).

El Evangelio de Juan fue llamado el “Evangelio Espiritual” por los padres de la Iglesia primitiva. Fue el último en ser escrito para completar la revelación de Jesucristo dada por los otros tres escritores de los Evangelios Sinópticos. Este libro Es el libro de la Biblia con mayor número de impresiones y el más conocido en el mundo. El Evangelio de Juan fue escrito en una forma muy sencilla, con un vocabulario griego de alrededor de 1,500 palabras. Se recomienda que este sea el primer libro que lean los recién convertidos, ya que hasta un niño puede leerlo y entender fácilmente su mensaje. . Sin embargo, su simplicidad contiene tesoros escondidos y profundidades que hasta el teólogo más hábil reconocería que no pueden ser penetradas en su totalidad durante toda una vida.

Lo intrínseco de este Evangelio puede ser apreciado al saber que está lleno de grupos de sietes. El número siete, que habla de cumplimiento y perfección, también predomina en el libro de Apocalipsis. Aún el primer capítulo de Juan contiene siete títulos del Señor Jesús. En Ezequiel 1:5, se nos presentan a las cuatro criaturas que rodean el trono de Dios. Sus cuatro caras son las caras de un hombre, un león, un buey y un águila. Éstas retratan el carácter de Cristo. El león revela a Cristo como Rey. El buey lo revela como Sacerdote, pues un buey es un sacrificio ofrecido por el sacerdote. La cara de hombre representa la humanidad de Cristo y revela a Cristo como el Hijo del Hombre. El águila habla de Cristo como el Hijo de Dios, quien se remonta a lugares celestiales

El Evangelio de Juan

Escuchar 1

Escuchar 2

Descargar